Alberto Fernández Frente al Monstruo de la Deuda Argentina

La economía argentina entró en pánico y el peso se desplomó ante el previsible triunfo del peronista Alberto Fernández en las elecciones presidenciales de octubre, que finalmente se materializó con su llegada a la presidencia en diciembre.

hace 6 meses     2020-02-09 02:43:38     Política 0 : 282

 

Leé también Bono de $1.500 para municipales de Chascomús

La victoria de Alberto Fernández en las elecciones presidenciales de octubre de 2019 ha supuesto el regreso del peronismo a la Casa Rosada. Su antecesor, Mauricio Macri, se ha convertido en un breve paréntesis en la historia política argentina: llegó al poder en 2015 después de doce años de gobierno de los Kirchner, y se va tras una legislatura en la que no ha logrado solucionar unos desequilibrios económicos que se han agudizado.

Alberto Fernández está viviendo su primera etapa como presidente en una Argentina a la que persigue el fantasma del impago de la deuda en 2001. El nuevo presidente se ha encontrado con una economía en recesión, y su primera tarea consiste en negociar unos nuevos plazos para el vencimiento de la deuda que Macri contrajo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con las implicaciones que ello tiene en el imaginario colectivo argentino.

El recuerdo de 2001

Desde que Argentina se incorporara como Estado miembro al FMI en 1956, la relación entre ambos ha estado repleta de altibajos.

Alberto Fernández quiere y pide tiempo. Asegura que va a pagar la deuda, pero para hacerlo necesita que la economía comience a recuperarse. Con un diagnóstico crítico que él mismo le anticipó a los enviados del Fondo Monetario Internacional (FMI) antes de asumir, que Martín Guzmán mostró ante la titular del organismo, Kristalina Georgieva y que la nueva misión que de-sembarcará en la Argentina esta semana va a poder comprobar, el Presidente aspira a que los plazos de pago se estiren sin el desembolso de capital ni intereses.

Los roles en la renegociación de la deuda están bien definidos: Fernández continuará al frente de la tarea política de seguir convenciendo a sus pares mientras el ministro de Economía se abocará a lo técnico.

Lejos quedaron los eslóganes de campaña que decían que la deuda con el FMI y los acreedores no importaban como sí interesaban los jubilados y sectores más vulnerables. Fernández concentró todos los esfuerzos en la reestructuración para después poder atender a quienes les habló antes de asumir. Esta semana seguirá de cerca y preparará con Martín Guzmán su presentación ante el Congreso, pero también estará disponible en caso de que los enviados del organismo internacional requieran una audiencia con el Presidente.

En plena campaña electoral. los enviados del organismo ya le habían pedido encuentros a los que el entonces candidato accedió. Acostumbrado a no tener intermediarios en sus vínculos con distintos sectores, desde aquel momento, Fernández había quedado en diálogo directo con Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI. Hasta ahora, al Presidente no se le pidió un encuentro, pero una vez más, estará dispuesto a hacerlo.

“Lo que pido no es exorbitante, mi mensaje es: voy a pagar la deuda, pero dénme tiempo para reconstruir la economía”, dijo el Presidente en una entrevista al diario francés Le Monde.

Por ahora, del diálogo con Estados Unidos se encargan el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz y el embajador argentino en este país, Jorge Argüello. Fernández está convencido de que el apoyo que consiguió en Europa se replicará con Estados Unidos. Los cuatro países que Fernández visitó (Italia, Francia, España y Alemania) tienen en total el 14,29% de los votos en el FMI mientras que Estados Unidos por sí solo posee el 16,52%. El canciller Felipe Solá aseguró ayer que “Estados Unidos no va a ir en contra de la decisión general” de otros países de apoyar a la Argentina en las negociaciones con el FMI. El Presidente asegura que ya el 80% del arreglo con este organismo está hecho.

El miércoles, Guzmán dará detalles de la renegociación en el Congreso. Es otra manera de marcar diferencias con Mauricio Macri. “Vamos a dar la cara sin tener la obligación y venimos de un Presidente que se endeudó e hizo todos los acuerdos sin pasar por el Congreso y de manera unilateral”, dicen en el primer piso de la Casa Rosada.

⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone? ⚡

    Escribe tu primer comentario!