Chascomus

Chascomús también se disfruta en invierno

5 hace meses     2018-07-14 22:13:36     Turismo 0

Con historia en el casco urbano y el ambiente apacible junto a la clásica laguna, es ideal para los amantes de la pesca, ofrece variados paseos y servicios en estas vacaciones.

Chascomús también se disfruta en invierno : 182

 

Leé también Hoy nuevamente estuvo en Chascomús el camión de Garrafas para Todos

Una interesante opción para hacerse el asadito y disfrutar de la pesca con los más chicos desde un coqueto y seguro muelle recientemente renovado, donde los pejes hay que buscarlos.

Para llegar, tomamos Ruta 2 hasta el Km. 124 y desde allí nos desviamos por el camino de circunvalación bordeando la laguna.

Hay mucho más en esta ciudad apacible . Cerca de todo y de fácil y rápido acceso desde Buenos Aires, tiene cada día más y mejores servicios, hoteles y restaurantes.

Los sitios ineludibles incluyen la casa del ex presidente Raúl Alfonsín, la laguna y su bella costanera. Además cuenta con una rica historia de más de dos siglos, preciosas construcciones coloniales, callecitas empedradas y esquinas sin ochavas, árboles frutales y muchísima paz y verde para sentarse a tomar unos mates.

Fundada en 1779 sobre la margen oriental de la mayor de las siete lagunas encadenadas de la provincia de Buenos Aires, Chascomús conserva todavía la calma y el ritmo de vida sosegado de la Argentina de siglos pasados.

El casco histórico, de riquísima arquitectura colonial, es el primer paso para recorrer la ciudad. La Plaza Independencia está situada donde estaba el antiguo fuerte y a su alrededor, como marca la tradición, se levantan los edificios emblemáticos de la ciudad. La Casa de Casco, de 1831, con su fachada de ladrillos y adobe y sus sólidos patios, fue construida por el estanciero Vicente Casco para proteger a su familia de los indígenas, luego de que éstos tomaran cautivo a uno de sus 16 hijos. Aquí se filmaron varias escenas de la película Camila. Más allá aparecen la Catedral, de estilo neocolonial, el majestuoso edifico del Banco de la Nación Argentina y el Palacio Municipal, de 1941.

También frente a la plaza, otra joya arquitectónica: el Club de Pelota, de 1925, centro de reunión de la comunidad vasca y sede de las mejores paellas y cazuelas de la ciudad. En la esquina de las calles Mitre y Crámer está la casa del ex presidente Alfonsín.

El Museo Pampeano, de 1939, es una réplica de la Casa de Postas “Mensajerías Argentinas”: tiene 7 salas con imágenes, objetos y otros testimonios sobre la historia de la vida colonial y criolla de la Argentina. Al lado, el parque Los Libres del Sur, fundado para conmemorar el centenario de la batalla de Chascomús, con ocho hectáreas de frondosa arboleda.

Promediando el recorrido, quedan aún el bello Teatro Municipal Brazzola y dos reliquias imperdibles: el Almacén del Turista, almacén de ramos generales hasta 1990 y hoy centro de artesanías y productos regionales, y La Botica de 1852, primera farmacia del pueblo, hoy restó-bar y centro cultural. Finalmente, la Capilla de los Negros es uno de los sitios más interesantes de Chascomús: fue construida en 1862 como santuario para la comunidad africana, que tenía prohibido el acceso a la iglesia católica. Las paredes están totalmente cubiertas de imágenes de santos, fotos, flores, y en el interior conviven íconos de adoración negra con santos argentinos, todo mitad cristiano y mitad candombe rioplatense.

Chascomús tiene también otra faceta, para disfrutar a puro sol y en contacto con la naturaleza. Basta con llegar a la avenida Costanera y elegir entre los varios puestos de alquiler de caballos, bicicletas y cuatriciclos a pedal para recorrer la ciudad y alrededores. También hay un club de golf y un aeroclub con escuela de vuelo y paracaidismo.

El centro de todo, obviamente, es la famosa laguna que, junto a sus lagunas encadenadas, forman un sistema lacustre considerado único en el mundo. La de Chascomús es la más bella y accesible de todas ellas, un paraíso para la pesca del pejerrey (la temporada ideal es entre abril y septiembre) y para la práctica de deportes náuticos como esquí, remo, windsurf, kitesurf, kayak, canoas. En la costanera se alquilan botes y bicicletas de agua y también hay lanchas de paseo para recorrer la laguna.

Chascomús, en realidad, mira y admira su laguna, y fue construida sobre sus márgenes. La tradicional “vuelta a la laguna”, para recorrer a pie, en bicicleta o en auto, es un camino muy agradable que bordea la orilla y una gran cantidad de nuevos emprendimientos. Desde la avenida Costanera, en el centro, lentamente dejamos la parte más poblada, mientras van apareciendo complejos de cabañas y hosterías con lindas vistas de la laguna. Curvas y contracurvas marcan la llegada al Club de Regatas, la Asociación de Pesca y Náutica (buen lugar para comer pejerrey a las brasas), campings y recreos. Hacia un lado, la vista se pierde en el espejo de agua y, hacia el otro, parques llenos de árboles.

El camino permite llegar a la mayoría de las estancias de los alrededores, que ofrecen programas de día de campo, como La Alameda, La Horqueta y La Josefina. Son excelentes alternativas para alojarse cerca de la ciudad.

Volvemos al punto de partida con el atardecer, cuando la costanera se llena de gente, que simplemente disfruta del maravilloso espectáculo de la caída del sol.

⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?
Compartir en WhatsApp
    Este comentario no ha sido publicado todavía. Escribe tu primer comentario!