Medios - Comunicación

El Municipio Agredido

5 meses     2019-06-26 16:17:12     Política 0

Politequería Mediática

: 616

 

Leé también Chascomús también se disfruta en invierno

La agresión al erario público es vandalismo en estado puro. Una actitud adolescente que, dados los tiempos que corren; ha logrado extenderse hasta las cuatro décadas en todo el mundo. La argentina es excepción, siempre; dado que en nuestro país estudios dictaminan que se alcanza la madurez recién a los cuarenta y seis años. Ahora bien, las actitudes vandálicas son propias de una edad errante, confusa y disímil. La pubertad. Entonces es cuando se suele cometer todo tipo de estupideces, desde llamar la atención con música a todo lo que da, a destruir bienes ajenos, muebles e inmuebles. Hasta acá, todo normal. Romper bancos, carteles, vidrios, puertas, automóviles, etc; no sería algo raro a cierta edad. Las motos con caño recortado, los móbiles con equipos a más de 150 decibeles; colores llamativos no sólo en la vestimenta, sino en el pelo, la piel, etc. Piercings, tattoos, lo que fuere. Y bueno, dado que hoy por hoy somos la especie más evolucionada en varios aspectos vinculados a la lógica, es la edad de la adolescencia una antítesis a aquello que nos distingue dentro del reino animal; el intelecto. Cuánto más infradotado mentalmente, mejor a esa edad. Suele suceder que aquellos que se distinguen por un alto coeficiente intelectual son bastardados por sus pares etarios, quienes desprecian visceralmente a los "tragas", "olfas", y "buchones". Pero bueno, no suele extenderse más allá de los diecisiete años; diecinueve como mucho. Ya después, la ley tiene el deber de aplicar el rigor ausente en el seno familiar; en muchos casos acéfalo.

No obstante, la violencia vandálica es de manifestación física y material; o así pareciera en un principio. Pero hay muchos grados de violencia, y siempre para poder ejercer la física se precisa primero imponer la psicológica. Y ahí es donde la pubertad no tiene influencia, dado que es nuestro órgano más grande y desarrollado el que manda. Sin mayores preámbulos; el cerebro. Como se mencionó en el primer párrafo, en éste siglo XXI la adolescencia puede llegar a la quinta década de cada caso; y más también. Existen muchos ejemplos de inmadurez en la tercera edad, indistintamente de la región geopolítica en la que se encuentre. Y ésa "adolescencia psíquica" produce otro tipo de vandalismo; el institucional. Primero hacia la familia, siempre. Luego, hacia las fuerzas de educación , salud, y seguridad. Y, sin importar el orden ya; finalmente todo lo público. Hoy en día, muchos neófitos intelectuales nos quieren convencer que lo público es malo, y lo privado es bueno. Apoyándome en lo expuesto hasta acá, si eso no es vandalismo intelectual...¿qué lo sería?

La Municipalidad siempre ha sido agredida. Como la política, que se considera "mala palabra" para muchas personas aún hoy. En encuestas privadas hace pocos días, salió a relucir el hecho que los jóvenes tienen poca participación política hasta los treinta años. Ni los centros de estudiantes son lo que alguna vez fueron, y aquello se hace evidente en éstas elecciones donde no hay ningún partido hegemónico postulado. Son todas nominaciones nuevas. Cambiemos y Unidad Ciudadana fueron vanguardia, como lo fue el PRO y el Kirchnerismo anteriormente.  Frente para Todos, Alternativa Federal...incluso la izquierda misma han ido por nuevos nombres. Quizá sea qué, recién con veinte años encima del nuevo milenio; finalmente hayamos comprendido que hacía falta un cambio. En 2001, unos pocos tomaron ésta postura genérica. Unidad Por Chascomús fue una de ellas, a pesar del desastre de La Alianza y todo lo que implicó para el intento de una nueva forma de hacer política. Y, hoy en día; la Gestión Actual ha logrado resolver una "muy pesada herencia", un nefasto aparato mediático en su contra, un sinfín de suspicacias infundadas; y la siempre eterna carga que todo ejecutivo debe soportar. Aunque, claro está; hoy en día esto es exponencial, dado que cualquiera puede armar una página y publicar noticias tergiversadas, tendenciosas, y hasta falsas. Hace unos días, un medio digital hizo un artículo falso con datos anacrónicos. La semana anterior, lo mismo otra página que se tilda de humorística, pero que lo único que hace es criticar sin ningún aporte positivo a la actual gestión municipal. No hace falta aclarar ya quienes son, dado que desde el anonimato cualquiera es Juez y Señor de decir lo que se le antoje. Por ello siempre habría que revisar las fuentes; o sea de dónde proviene lo que publican.

⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone? ⚡

Compartir!

    Escribe tu primer comentario!