Aborto

Pastores evangélicos convocan a una marcha contra el aborto

6 hace meses     2018-07-16 14:58:16     Sociedad 0

No es propio de la medicina matar a personas inocentes e indefensas.

Pastores evangélicos convocan a una marcha contra el aborto : 107

 

Leé también Berlocq y Argüello protagonizaron un escándalo que casi termina a las piñas

El aborto es la consecuencia de una conducta irresponsable en el uso y práctica de la sexualidad que desprecia la vida del recién concebido y vulnera el primer derecho humano a respetar, el derecho a nacer, indica el documento redactado por los pastores que se movilizarán el 4 de agosto.

Dios y la Patria lo demandan, indica el cartel que convoca a marchas el 4 de agosto hacia el Obelisco para demostrar el rechazo a la despenalización del aborto, que podría convertirse en ley en caso que el 8 de agosto los senadores decidan votar a favor del proyecto que fuera aprobado en junio en la cámara de Diputados.

El texto difundido por la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), que fuera redactado el pasado 8 de julio, indica que:El aborto es la consecuencia de una conducta irresponsable en el uso y práctica de la sexualidad que desprecia la vida del recién concebido y vulnera el primer derecho humano a respetar, el derecho a nacer. Concebido como Declaración Federal de Compromiso de Referentes Evangélicos, el documento es el resultado de un encuentro federal evangélico, presidido por el titular de ACIERA, Rubén Proietti, que congregó a pastores de 15 mil iglesias de las 24 provincias.

Además de reiterar que para los cultos evangélicosel Estado debe respetar la objeción de conciencia de los profesionales de la salud, y también de las personas jurídicas, el texto indica quelas iglesias evangélicas no callaremos en la firme convicción de cuidar y defender las dos vidas y llevaremos en adelante y en unidad todos los esfuerzos que estén a nuestro alcance para evitar que en nuestro país se legisle el derramamiento de sangre inocente.

El aborto es la consecuencia de una conducta irresponsable en el uso y práctica de la sexualidad que desprecia la vida del recién concebido y vulnera el primer derecho humano a respetar, el derecho a nacer.

Que la práctica de abortos clandestinos, más allá de cuantos sean, es en sí misma un problema humanitario y de la sociedad actual, cuyas secuelas son profundas y difíciles de sobrellevar. Pero entendemos que la salud pública debe encontrar propuestas que cuiden y protejan a la madre y el niño por nacer, defendiendo la vida de ambos.

Nuestra posición sobre cuándo comienza la vida se apoya en fundamentos científicos, racionales y éticos, siendo el valor supremo de la vida, desde la concepción, hasta su muerte natural y que no puede haber Persona humana si no hay vida humana.

Entendemos que no es acertado apoyar una ley que conduce a la despenalización del aborto, dado que dicha posición iría en contra de la vida humana y de lo afirmado en nuestra Constitución Nacional, Tratados Internacionales, Código Civil y Comercial, etc.

No hay vinculación alguna entre la profesión médica y el aborto, por lo tanto no puede enmascararse la práctica de aborto como un servicio de salud pública. No es propio de la medicina matar a personas inocentes e indefensas. (juramento hipocrático; pacto San José de Costa Rica).

El Estado y sus representantes legislativos deben tutelar el derecho a la vida, que es un derecho fundamental, y en consecuencia, está por encima de cualquier otro derecho.

Que se debe renunciar a la cruel frivolidad de ver al aborto como una solución rápida a los problemas sociales, emocionales y egoístas, sino abordar las causas desde la aplicación de políticas públicas para la no concreción del aborto, el acompañamiento a la mujer embarazada, la educación sexual y la mejora de la ley de adopción.

Que el Estado debe respetar la objeción de conciencia de los profesionales de la salud, y también de las personas jurídicas, aquellas instituciones que en su ideario incluyen en forma explícita el valor de las dos vidas.

Que vemos con gran preocupación y pesar que un tema tan complejo como lo es el aborto haya sido instalado en la agenda legislativa, cuando el mismo no ha sido parte de la plataforma electoral del actual gobierno y de otros sectores.

Entendemos pertinente trabajar en modificar las leyes que regulan la adopción, como así también en políticas sanitarias y educativas que promuevan la sana anticoncepción y la planificación familiar.

Que las iglesias evangélicas no callaremos en la firme convicción de cuidar y defender las dos vidas y que llevaremos en adelante en unidad todos los esfuerzos que estén a nuestro alcance para evitar que en nuestro país se legisle el derramamiento de sangre inocente. Además, es de destacar el continuo y permanente trabajo de las iglesias evangélicas en todo el territorio argentino en la contención de la mujer en crisis, en situaciones de violencia, abandono, pobreza y el acompañamiento de madres embarazadas en condición de vulnerabilidad.

Realizar una CONCENTRACIÓN NACIONAL el sábado 4 de agosto a las 15 horas en el Obelisco. Además de una VIGILIA DE ORACIÓN PASTORAL el martes 7 de agosto en el Congreso de la Nación. Y, posteriormente, un día después, el miércoles 8 una NUEVA CONCENTRACIÓN en el Congreso de la Nación, en el marco del tratamiento de la ley del aborto.

⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?
Compartir en WhatsApp
    Este comentario no ha sido publicado todavía. Escribe tu primer comentario!